Depresión infantil

Depresión en edad infantil

¿Problemas emocionales? ¡Déjanos ayudarte!

Los niños que tienen depresión pueden sentirse tristes, deprimidos o sin energía durante periodos prolongados de tiempo. También pueden tener dificultad para disfrutar de las actividades que solían gustarles, tener problemas para concentrarse y tener dificultad para dormir o para mantenerse dormidos durante toda la noche.

Hay varias causas comunes de ansiedad y estrés infantil, como cambios en el entorno familiar o escolar, problemas de relación, falta de confianza en sí mismo, problemas de aprendizaje o dificultades para hacer amigos. Los síntomas de ansiedad y estrés en los niños pueden incluir inquietud, dificultad para concentrarse, irritabilidad, dificultad para dormir, miedo excesivo a situaciones o actividades concretas y problemas para relajarse.

Si sospecha que su hijo está experimentando ansiedad o estrés, es importante hablar con un profesional de la salud mental o con el pediatra de su hijo. Juntos, pueden encontrar maneras efectivas de abordar y gestionar el estrés y la ansiedad de su hijo y ayudarlo a sentirse más seguro y seguro de sí mismo. Algunas estrategias efectivas para ayudar a los niños a manejar la ansiedad y el estrés incluyen la enseñanza de técnicas de relajación, como la respiración profunda y la meditación, y la promoción de una vida equilibrada y activa a través de la participación en actividades placenteras y saludables.

Es importante tener en cuenta que los síntomas de la depresión pueden variar de un niño a otro y pueden ser similares a los de otros trastornos mentales o a problemas de salud física. Por lo tanto, es importante que un profesional de la salud mental evalúe a un niño que pueda tener depresión.

Algunos signos comunes de depresión infantil pueden incluir:

  • Cambios significativos en el patrón de sueño o el apetito.
  • Pérdida de interés o disfrute en actividades que solían ser placenteras.
  • Problemas para concentrarse o tomar decisiones.
  • Cambios significativos en el rendimiento escolar.
  • Sentimientos de tristeza o desesperanza.
  • Sentimientos de culpa o inutilidad.
  • Dificultad para relacionarse con amigos y familiares.
  • Cambios significativos en la actividad física o el comportamiento.
  • Pensamientos o habla sobre la muerte o el suicidio.

Hay varias causas posibles de la depresión en los niños. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Cambios en el entorno: Los cambios en el entorno, como una mudanza a una nueva casa o el inicio de la escuela, pueden ser estresantes para los niños y pueden contribuir a la depresión.
  • Problemas de relación: Los problemas con amigos o miembros de la familia pueden ser una fuente importante de depresión para los niños.
  • Falta de confianza en sí mismo: Los niños que tienen una baja autoestima o dificultad para confiar en sus propias habilidades pueden ser más propensos a experimentar depresión.
  • Problemas de aprendizaje: Los niños que tienen dificultades para aprender o que se sienten frustrados con el proceso de aprendizaje pueden sentirse deprimidos y sin energía.
  • Dificultad para hacer amigos: Los niños que tienen dificultad para hacer amigos o que se sienten aislados pueden experimentar depresión.

Lo primero que debes hacer es consultar con el profesional adecuado, que en estos casos es el psicólogo/a, para que pueda diagnosticarlo y tratarlo adecuadamente. Piensa que pedir ayuda es el primer paso para poder, pedir ayuda no es un síntoma de debilidad sino de valentía. Todos necesitamos ayuda en algún o en muchos momentos de nuestra vida, pedirla es lo más natural que podemos y debemos hacer.

Llámanos

+34 958 08 08 48

¿En qué podemos ayudarte?

Deja tu TELÉFONO y te llamamos, deja tu mail y te escribimos

    Te llamamos

    Abrir chat
    ¿Te podemos ayudar?
    Hola, ¿Te podemos ayudar?